Fue hasta el siglo XIII después de Cristo que los árabes decidieron hervir en agua los granos de café y beber el líquido resultante. Antes los granos sólo se masticaban.