En varias partes de Europa en el siglo XVI, se creía que beber una taza de café podía provocar epilepsia y hasta la locura, e incluso que dos tazas de café podrían convertir a una persona en un criminal.