Más de la mitad de las incontables toneladas de plancton que hay en los mares y océanos, es comido por las distintas especies de ballenas y cachalotes.